Home → VIDA Y ESTILO → Spornosexual: la nueva tendencia masculina

Spornosexual: la nueva tendencia masculina


_______________________________________________

El metrosexual ya fue. La figura varonil que marca tendencia se caracteriza por la jactancia viril, el cuerpo “trabajado”, la preferencia por el porno, y una cuota de vanidad.

SPORNOSEXUAL
Si de modas se trata, el hombre no se queda atrás. Los cambios actuales en la imagen masculina rescatan al cuerpo musculoso y transformado por horas de gimnasio, tatuajes y algún piercing. La virilidad vuelve a la palestra en su forma más salvaje: cuerpo, potencia sexual, porno, y una cuota de vanidad.
El periodista inglés Marck Simpon está muy atento a los cambios varoniles de estos últimos tiempos. Hace 20 años acuñó el término metrosexual y hoy describe bajo el nombre spornosexual a aquellos hombres que gastan tiempo y dinero en gimnasios, no tienen reparos en mostrar los resultados subiendo selfies a las redes sociales y prefieren excitarse con porno más que salir a la conquista.

“El refinamiento y excesivo cuidado que había impuesto el metrosexual queda desplazado para imponer la nueva figura: el spornosexual. Se pasa del ropaje a la desnudez, del estilo feminoide a la jactancia viril y de la conquista al autoerotismo brutal, destaca el Doctor Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo argentino. “Si el cuerpo masculino tuvo que desgarrar las vestiduras de diseño para emerger con toda su dimensión varonil, ha sido también por las demandas femeninas. Basta de elegancia, tratamientos capilares y modales de salón, un poco de la hombría más carnal no viene nada mal”, señala Ghedin.

Los Spornosexuales, es el nuevo grupo masculino que ha dejado en la historia a los metrosexuales. Esta nueva «especie», se crea a partir de la fusión del deporte, el gusto por el porno, el sexo, y la preocupación extrema por mantener un físico impecable. «Este tipo de hombre va al gimnasio en el día, ve porno en la noche, y valora más el cuidado de su cuerpo que su ropa», explica Mark Simpson.
Su obsesión gira alrededor de convertirse en una figura que tenga mucho trabajo físico y un poco de aspecto de estrella porno, lo que se traduce en convertrirse en todo un símbolo sexual. Lo que si es importante resaltar, es que a este tipo de hombre le interesa muy poco obtener reconocimientos por su capacidad intelectual.

Otra de sus características, es que ama fotografiarse muy ligero de ropa, colocando en evidencia publica su trabajo de día a día. Además, es amante de los tatuajes y piercings, y por supuesto, sus redes sociales, que se convierten en su principal aliado, están inundadas de selfies que suman muchos Me gusta.

¿Estos hombres se encuentran enamorados de sí mismos? Que lo digan ellos. Lo cierto es que parece que en cada exhibición de su cuerpo se auto promocionan, y no hay duda que hay quienes suspiran al ver un «ejemplar» de esta nueva tendencia.

Según lo que afirma Simpson, su principal inspiración reside en las estrellas porno con cuerpos aceitados y deportistas de actualidad (si están tatuados, mejor). Su santo patrono es el ex futbolista David Beckham, en tiempos recientes más famoso por su línea de ropa interior que por su habilidosa pierna derecha, Daniel Osborne, o Cristiano Ronaldo (sólo que él no tiene tatuajes). El término deriva precisamente de lo anterior, deportistas (sportsmen en inglés), estrellas porno y sexo.