Home → TECH → La primera oleada de coches autónomos podría llegar en forma de carrito de golf

La primera oleada de coches autónomos podría llegar en forma de carrito de golf


______________________________________________

 

Si pasas suficiente tiempo en las carreteras de Mountain View, California (EEUU) puede que veas uno de los prototipos de coche autónomo de Google. Visita el campus de la Universidad Santa Clara, ubicada a tan sólo unos kilómetros de Mountain View, y puede que veas un carrito de golf autónomo que Nalin Gupta afirma que revolucionará el transporte diario antes que Google, destaca el especialista Tom Simonite del MIT Technology Review..
AUTOS-AUTONOMOS

Google y los fabricantes de coches que trabajan en el desarrollo de vehículos autónomos están empeñados en verlos circular por las vías públicas. La empresa de Gupta, Auro Robotics, se dedica al objetivo más humilde de implantar vehículos más lentos y menos vistosos para realizar la tarea de transportar a personas por los campus universitarios, las comunidades de jubilados y los complejos turísticos.

“Estamos más cerca del despliegue comercial de nuestras lanzaderas”, afirma Gupta. “Tecnológicamente es mucho más fácil”. Como los coches de Google, los vehículos de Auro Robotics requieren un mapa 3D detallado del entorno donde se operará. Recolectar estos datos de un campus privado y mantenerlos actualizados resulta más fácil, dice Gupta. Tales entornos también suelen ser menos complejos físicamente, tienen límites de velocidad más bajos y presentan menos situaciones complicadas de tráfico, explica.

Las organizaciones como universidades y parques temáticos generalmente disponen de la autonomía necesaria para operar vehículos autónomos dentro de su propiedad sin regulación. Aunque algunos estados de EEUU como California y Nevada han aprobado leyes que permiten probar coches autónomos en la vía pública, faltan los marcos legales y financieros necesarios para que estos vehículos se incorporen a la circulación general.

Los prototipos actuales de Auro Robotics son carritos de golf modificados con escáneres de láser, radar, cámaras, GPS, ordenadores y otros componentes que se requieren para la dirección del vehículo. Uno ya se está probando en el campus de la Universidad de Santa Clara. Gupta dice que ha firmado acuerdos para comenzar este año pruebas similares en otras universidades, además de una comunidad de jubilados y un resort de la zona de San Francisco.

Auro Robotics fue una spin-off de un proyecto de robótica del Instituto Indio de Tecnología de Kharagpur (India), y fue fundada por Gupta y Jit Ray Chowdhury y Srinivas Reddy. La empresa emergió de la incubadora de start-ups YCombinator en Mountain View. La empresa también trabaja en el diseño de un vehículo eléctrico modificado para operarse como una lanzadera autónoma que no dispondría de volante ni de otros controles manuales.

Gupta dice que el coste mensual de alquilar uno de estos vehículos será significativamente inferior al coste de operar un vehículo convencional y pagar a un conductor. El coste reducido de una lanzadera autónoma también podría significar que los residentes débiles de una comunidad de jubilados salgan más a la calle, o ayudar a los visitantes con menor autonomía física dentro de los complejos turísticos y los parques temáticos, dice. El software de Auro Robotics puede conducir una lanzadera por una ruta fija, o hacer paradas a demanda mediante una app de smartphone.

No obstante, a pesar del enfoque de Google en la vía pública, no existen motivos que impidan que la empresa ofrezca su tecnología para usarse en campus privados, y la empresa dispone de mayores recursos. Tanto Auro Robotics como Google aún tienen que trabajar más para conseguir que sus vehículos sean lo suficientemente inteligentes para lidiar con todas las situaciones con las que se pueden encontrar.

Por ejemplo, si un perro se cruzara de repente por la trayectoria del vehículo actual de Auro Robotics, atravesando la carretera con su correa, el carrito detectaría al perro y a su dueño y podría predecir sus trayectorias, pero no detectaría la correa. Gupta dice que su equipo está trabajando para solucionar este tipo de “casos marginales” con la mejora del software que emplea sus vehículos para interpretar los datos procedentes de distintos sensores.