Home → BUSINESS → Entran los ejecutivos digitales y salen las corbatas

Entran los ejecutivos digitales y salen las corbatas


______________________________________________

 

La digitalización del BBVA avanza a un ritmo imparable. Además de no tener comité ejecutivo y acelerar los procesos tecnológicos, el presidente, Francisco González, y el consejero delegado, Carlos Torres, han decidido que el nuevo enfoque estratégico del banco se note también en la estética.

EJECUTIVOS-DIGITALES-ENTRAN

Uno de los cambios más llamativos desde la llegada de Torres al puesto de mando ha sido la vestimenta: buena parte de los ejecutivos ya no llevan corbata en la sede central de la entidad. Eso sí, se la ponen cuando salen fuera de la entidad o reciben visitas, señala Iñigo de Barrón en un articulo del diario El Pais.

Hasta ahora era frecuente ver esta vestimenta informal en la división de banca digital, que era responsabilidad de Torres. Este directivo y sus principales colaboradores trabajaban sin corbata. El ascenso de Torres ha generalizado esta costumbre entre casi todos los ejecutivos del organigrama de mando, que acuden, en su mayoría, con traje sin corbata. Incluso es frecuente trabajar sin chaqueta.

Fuentes de la entidad comentan que flexibilizar la vestimenta y relegar algunas formas de vestir más típicas de otros tiempos es parte de la cultura de la entidad.

En un sector tan clásico y formal como el bancario, este es un paso llamativo. Sin embargo, no es extraño verlo en otras culturas bancarias, como la anglosajona, sobre todo en la banca de inversión, los equipos de analistas, etc. La división de banca privada es la más clásica y ahí las formas de vestir se cuidan hasta el último detalle, tanto en la cultura anglosajona como en la europea.

Sin embargo, en España para ver un fenómeno parecido a este hay que remontarse hasta 2000, cuando se produjo la eclosión de la banca por Internet. En aquellos meses, el BSCH adquirió Patagon, y la foto del vicepresidente de la entidad, Ángel Corcóstegui, sin corbata se convirtió en portada de los diarios. Regresa el auge del mundo digital y vuelve a marcharse la corbata.