Home → NOTICIAS → Comprar a los rivales para luego subir los precios

Comprar a los rivales para luego subir los precios


______________________________________________

 

El 10 de febrero, Valeant Pharmaceuticals International Inc. de Canada compró los derechos de un par de vitales medicamentos para el corazón. El mismo día, sus precios de lista se incrementaron 525% y 212%, respectivamente, destacan Jonathan D. Rockoff y Ed Silverman en The Wall Street Journal.

PRECIOS-MEDICINAS
Ninguna de esas dos drogas—Nitropress e Isuprel—había sido mejorada como resultado de una inversión cuantiosa en trabajos de laboratorio o pruebas en humanos, dijo Valeant. Tampoco había ocurrido que el fabricante acabara de mudarse a una costosa nueva planta. El gran cambio fue simplemente el cambio de dueños de las drogas.
“Nuestro deber es con nuestros accionistas y maximizar el valor” de los productos que vende Valeant, dijo Laurie Little, una portavoz de la compañía. “A veces eso involucra al precio, a veces al volumen”.
Más farmacéuticas están comprando medicamentos que ven como subvaluados para luego aumentar sus precios. Esta es una de las muchas tácticas usadas por esta industria, como lo es subir precios de medicamentos propios más antiguos y después lanzar nuevos tratamientos con esos medicamentos a un precio muy superior. Todo esto eleva el costo de los medicamentos para las prestadoras de servicios de salud.
Desde 2008, los precios de los medicamentos con marca aumentaron 127% en comparación con el aumento de 11% en el índice de precios al consumidor de EE.UU., de acuerdo con Express Scripts Holding una administradora de coberturas de salud en el segmento farmacéutico. En una nota de investigación de junio de 2014, el banco de inversión Needham & Co. señaló que en los dos años y medio previos había habido tantos aumentos de precios de 50% como en la década anterior.
Para las compañías farmacéuticas, aumentar sus precios es una manera fácil de aumentar su facturación sin tener que pasar por años de costosa y arriesgada investigación para desarrollar nuevos medicamentos.
Hospitales y administradoras de prestaciones farmacéuticas están cada vez más preocupados por tener que absorber mayores costos. No hay muchos vencimientos de grandes patentes en el horizonte, lo que significa que habrá un menor número de medicamentos genéricos baratos con qué compensar el aumento de precios de los medicamentos de marca.
Algunas aseguradoras y otros prestadores de servicios de salud se quejan que ya están sintiendo el golpe de los grandes y repentinos aumentos en los precios de drogas como Isuprel y Nitropress.
Las empresas pagan cada vez más por los medicamentos a los que luego le suben el precio. A principios del año pasado, Mallinckrodt pagó US$1.400 millones por Cadence Pharmaceuticals, a pesar de que las ventas previstas para 2013 de la joya de la corona de esta compañía, las inyecciones analgésicas Ofirmev, eran de sólo US$110,5 millones, según surge de una conferencia telefónica de Mallinckrodt con analistas en la que se discutió la transacción.
Tres meses más tarde, el precio de lista de un paquete de 24 unidades de Ofirmev aumentó casi dos veces y media, a US$1.019,52, según Truven Health Analytics, una firma de datos de salud que publica los precios promedio mayoristas, en base a información provista por las compañías farmacéuticas.
“Parecía un asalto a mano armada”, dijo Erin Fox, directora del servicio de información sobre drogas de la Universidad de Utah Health Care. Después del aumento, tres de los cuatro hospitales del sistema de salud de Salt Lake City pasaron a gastar unos US$55.000 al mes en esa droga, cuando antes pagaban entre US$20.000 y US$25.000 al mes, dijo Fox. Para bajar costos, el sistema intentó dirigir a los médicos hacia medicamentos alternativos, pero aun así gasta en conjunto alrededor de US$40,000 al mes en ese medicamento.
Antes de elevar su precio, Ofirmev estaba perdiendo dinero, dijo Mallinckrodt. Incluso con el nuevo precio, los hospitales que usan la droga ahorran miles de dólares en el costo de hospitalización de los pacientes.